miércoles, 14 de junio de 2017

359 - Me subo a otro tren

Os estaréis preguntando donde estaba ese giro del blog. Pues muy normal preguntárselo porque yo también lo he hecho.

Sin comerlo, ni beberlo ni buscarlo ha llegado a mi vida un trabajo al que no sería justo decir que no. Por todos. He trabajado mucho cuando estudiaba, cuando terminé la carrera, cuando no tenía hijos. Soy Historiadora del Arte, una carrera preciosa pero con muchas limitaciones en este país. Yo por suerte casi siempre he trabajado con cosas relacionadas con mi profesión: Arqueóloga, Restauradora del Patrimonio, Guía Turística, Galerías de Arte...., estos trabajos han requerido esfuerzo, viajes, cansancio, peligrosidad y ritmo de vida de locura (unos más que otros). Por eso, cuando decidí ser madre lo antepuse a mi profesión. Fui madre a tiempo completo desde que Jirafita llegó a mi vida aún en mi vientre y el último curso de escuela infantil (con 2 años y medio) decidimos escolarizarla 3 horas mientras yo estaba con algunos proyectos y estudios pero siempre desde casa. Aprovechaba esas horas y sus siestas para estar a tope y luego dedicarme plenamente a mi hija.
Jamás me arrepentí de la decisión que había tomado, tenía claro que la infancia de nuestros hijos es sólo una vez y yo no quería perdérmela. Los días son largos (unos más que otros, ejem) pero los años muy cortos, crecen demasiado deprisa y lo que no hayamos vivido no volverá atrás.
Tuvimos que apretarnos muy mucho el cinturón con un sólo sueldo pero sabíamos que nos compensaría. Aunque también hemos vivido momentos un poco difíciles. Cambiamos la decisión que siempre habíamos pensado de tener tres hijos y decidimos que serían sólo dos, así como de que se llevaran poco tiempo entre ellos se llevarían algunos años más. Seguí estudiando mientras colaboraba en talleres, academias, cursos y clases particulares que al menos aportaban algo a la economía familiar y me hacían sentir "mejor" en cuanto a no dejar del todo "lo profesional" y a la vez estar en casa. Ojo, que la decisión de estar al 100 por 100 con mi hija era la mejor y cada día me alegro más de esa decisión. La volvería a repetir una y mil veces. Cuando me preguntaban ¿estás trabajando? (a veces con mucho retintín, hay que ver como somos entre las mujeres!! en vez de echarnos un cable y comprendernos nos tiramos a la yugular a la primera de cambio) siempre respondía lo mismo "tengo el mejor trabajo del mundo, estar con mi hija". Y haciendo oídos sordos a los comentarios de "amigas" en una tarde de copas "vámonos, que mañana hay que madrugar, que algunas trabajamos" (sin comentarios).
En mitad de esos años, y disfrutando a tope de mi hija, pasé una oposición, aprobé y me quedé en bolsa. Una bolsa que iba para largo. Así que era algo que estaba ahí, que llegaría cuando mis hijos estuvieran más mayores. Ahora sí era el momento del segundo hijo, y llegó Jirafín y de nuevo a vivir todo intensamente como había hecho con Jirafita. Los planes eran que seguía en casa conmigo hasta que con 2 años y medio fuera al último curso de escuela infantil al igual que Jirafita. Entonces yo empezaría a retomar de aquí y de allá, aunque sabía que el pistoletazo de salida para coger las riendas de mi profesión era esa bolsa a la que le faltaban años para poder acceder.
Esa bolsa se ha vuelto loca, y ha llegado el trabajo de mi vida ahora. No dentro de unos años, sino ahora. ¿De qué te quejas? pensareis. No me quejo de nada. Ni me quejaré. Sólo que ha llegado a mi vida en otro momento para el que estaba pensado. ¿Puedo renunciar? por supuesto, pero me cargaría para siempre mi vida profesional y no sería justo ni para mí (sí, en primer lugar porque sería la principal afectada) ni para mi familia . Antes o después iba a retomar mi vida profesional después de haberme dedicado a criar a mis peques. Pero no estaba en los planes que fuera ya, ha sido una sorpresa buena, por supuesto, pero que ha trastocado toda mi familia. Yo necesito hacer las cosas de forma progresiva no así de un día para otro, pero es lo que hay.
No puedo renunciar a este trabajo, no sería justo y probablemente me arrepentiría el resto de mi vida porque tal y como están las cosas yo no puedo quejarme. Desde el 2010 he disfrutado a mi Jirafita todo el tiempo y la he acompañado, y así seguiré, eso no va a cambiar. Desde el 2016 he estado 24h/365 con mi Jirafín. Ya domina el BLW, ya camina, ya comienza a decir sus primeras palabras. Quería seguir un año más al completo con él pero no va a poder ser al 100 por 100. Eso es lo que me tiene frita y me machaca en la cabeza y en el alma. Me consuela saber que es más de lo que tienen muchas otras mamás, aunque eso no quita mi pena. Es lo que más me duele de todo, el tener que meterlo en la escuela infantil un año antes. Lo sé, no es un drama, no pasa nada pero no estaba preparada para esto así de golpe. Yo necesito mi tiempo para asimilar las cosas y hacer mis planes. Lo va a pasar mal él y también yo, quizás más yo o espero que así sea y que él esté bien. Está muy apegado a mí, está enmadrado y eso me encanta! quiero seguir achuchándolo todo el tiempo, haciéndole cosquillas y comérmelo "a bocaitos" mientras se ríe a carcajadas.
Van a cambiar cosas en nuestra familia pero el conjunto es para un bien, para un bien que no podemos permitir rechazar a estas alturas con Jirafita ya medio criada con 7 años y Jirafín ya sacado de culero también con 15 meses, que cada día se convierte un poco más en pequeño hombrecito.
Al menos esta oportunidad ha llegado este año y no el pasado cuando mi Jirafín era bebé de pocos meses, eso sí hubiera sido peor. (El que no se consuela es porque no quiere!)
 Los peques crecen, la mami tiene que continuar también haciendo lo suyo porque desgraciadamente las facturas no se pagan solas y cuando sea vieja (aunque yo siempre conservaré mi espíritu joven, jeje)  y no tengas cotizado no habrá quejas que valgan.
Es hora de comenzar una nueva vida adaptándolo a lo que ya tenemos que es mucho: una familia maravillosa que la sentimos completa. Solos, sin familiares cercanos para echar una mano, pero eso también nos hace más fuertes!
Sí, ha llegado el trabajo de mi vida, al lado de casa, sin necesidad de hacer kilómetros, sin peligrosidad, sin manchas en la ropa ni sudor por acabar de salir de un foso que te "impide" tomarte algo con los compañeros de forma decente cuando terminas la jornada, un sueldo aceptablete, sin pasar frío ni calor al aire libre, sin productos tóxicos, permitiéndome dejar a los peques en el cole en horario normal y andando, recogiéndolos a la hora de la comida, me permitirá almorzar con ellos y dejarlos por la tarde con papá Jirafa en caso de que tenga también turno de tarde. Podrán ir a verme mis 3 amores por la tarde cuando quieran, no vamos a abusar pero podrán hacerlo alguna que otra vez, podrán esperarme e irnos juntos a tomar algo a la salida. Habrá días de jornada partida y cuando los recoja del cole estaremos juntos hasta el día siguiente y habrá días en que estarán con papá por las tardes según mis turnos. Los fines de semana estaremos a tope los 4 para vivir muchas muchas aventuras!!!
No puedo decir no, sólo puedo decir gracias. Las cosas suceden por algo, ni antes ni después sino en el momento justo. El momento es ahora y hay que aprovecharlo.
Estoy en periodo de formación que espero que se alargue unos meses (por Dios, por Dios) y siga compaginando con papá y no tenga que escolarizar a Jirafín hasta el momento en el que me incorpore al trabajo. Voy a aguantar hasta el último momento para llevarlo, veremos cómo me sale la jugada. Desde luego que el nudo del estómago no me lo quita nadie. Veremos qué pasa.
El blog seguirá como siempre, antes de anunciar el giro. Escribiré de lo que quiera, cuando quiera/pueda sin importar día, temática ni frecuencia.
Comienza nuestra nueva vida!!!!
Me acabo de subir a un nuevo tren y aunque sé que el destino será genial para todos, eso no impide que sienta vértigo, mucho ;-) (Dios, la Virgen y Todos los Santos me acompañen!)



jueves, 1 de junio de 2017

358 - El por qué del cuerpo humano


Un libro donde se explica con frases sencillas lo que sucede en nuestro cuerpo como bostezar, tener hipo, dormir con los ojos cerrados, etc...


Ideal para primeros lectores aunque también para leerles a los más pequeños cuando nos hacen preguntas curiosas a las que nos cuesta un poco dar una explicación breve, concisa y que le satisfaga ;-)





Editorial: Susaeta

martes, 23 de mayo de 2017

357 - Insertando y trasvasando

 

Mi bebé Jirafín está creciendo a pasos agigantados. Fueron y son muchas las personas que me decían y dicen que con el segundo casi todo se va viviendo antes. Yo siempre he pensado y sigo pensando que iré siguiendo sus pasos tal como él los vaya necesitando. Pero la realidad es la que es, no sé si es casualidad o que realmente es así. A mí nunca me han gustado las comparaciones y en mis hijos mucho menos lo voy a hacer. Una madre sabe cómo son sus hijos con sus similitudes y diferencias.


Es cierto que con el segundo llevas otra tranquilidad, tienes más experiencia, vas un poco por anticipado de lo que más o menos irá tocando en la siguiente etapa y también tienes más recursos por casa. Con Jirafita yo había muchas veces que quería prepararle alguna actividad y a veces me faltaba algo que no podía completarlo por el motivo que fuera y ahora con Jirafín tienes ya los preparativos que has guardado durante estos años.


Ser primero o segundo no es mejor ni peor, ambas posiciones tienen sus ventajas e inconvenientes. Jirafín va al ritmo de Jirafita en muchas cosas y ahora que camina la sigue por donde vaya. Tenemos un poco limitadas las piezas pequeñas mientras el peque de la casa esté presente porque cosa que ve, cosa que se lleva a la boca aunque poco a poco va comprendiendo qué es para poder morder y qué no.
Aunque es muy pequeño, pero es increíble la capacidad que tienen los peques para captar los mensajes que le vamos dando. Si tiene en manos un mordedor o muñeco de plástico se lo lleva a la boca y tan contento, pero cuando se lleva a la boca algo que sabe que le vamos a decir "a la boca noooo", él sólo nos mira, se ríe, como que nos reta y si no le decimos nada hace grititos y se las ingenia para llamar nuestra atención como diciéndonos "mira lo que me voy a llevar a la boca", alucinante con los peques!!!


Y estaba su hermana montando "efectos dominó" (ver aquí ) y yo jugando con el peque con los maxi bloques haciendo torres pero claro las piezas de la hermana eran mucho más atractivas y divertidas para él. Así que lo dejamos experimentar, apartó las piezas de maxi bloque (como diciendo estas no) y se puso a trasvasar de un sitio a otro.


Ver su cara de felicidad mientras las dejaba caer en el cubilete grande, no tiene precio.
Estaba feliz y encantado de la vida. Disfrutó de lo lindo de un lado a otro, primero de una en una, luego de dos o de tres hasta que las cogía a puñados y las dejaba caer para sentir el sonido dentro del cubilete. Cuando lo llenaba, lo volcaba y vuelta a empezar. Hasta le acerqué la tapadera del cubo de las formas geométricas y éstas mismas piezas comenzó a insertarlas por los huecos que le parecía.

Qué rápido está creciendo mi Jirafín, pero cuánto lo estamos disfrutando y cómo a la vez estoy recordando 6 años atrás cuando hacia lo mismo o similar con Jirafita.
Lo mejor de todo es ver la complicidad que tienen entre los dos que va creciendo cada día.

martes, 16 de mayo de 2017

356 - Karuba


Este juego de mesa llegó a casa en las pasadas Navidades. No es nuevo que nos gustan mucho los juegos de mesa en familia. Así que ha sido un descubrimiento al que le estamos sacando mucho partido. Yo hay días que tengo "mono" de Karuba pero ni tiempo ni de mirar la caja, jaja. Así que cuando podemos jugar lo hacemos con ganas y os aseguro que cuando por fin podemos jugar, no es una sola partida ;-)


El juego comienza en unos cartones individuales donde cada jugador (de 2 a 4) tiene que ir haciendo caminos por la selva para que los exploradores lleguen a sus templos.


Todos los jugadores colocan a los exploradores y a los templos en la misma posición. Los exploradores van en la zona de costa y los templos en la zona de jungla. Poniendo mínimo a tres casillas de distancia el templo y el explorador del mismo color.


Una vez tenemos los templos y los exploradores colocados en la misma posición, comienza el juego.
Previamente se ha elegido un jefe de expedición que es el que irá sacando piezas con tramos de camino y cada jugador tiene que tomar la misma pieza cuando la anuncie y colocarla donde desee.


Se trata de ir creando tus propias estrategias con los caminos más cortos o caminos que puedan compartir los mismos exploradores pero teniendo en cuenta que no ambos pueden pasar al mismo tiempo por un sitio.
Está genial cuando el jefe de expedición va volteando la ficha y tú vas completando tus caminos...


Pero a veces necesitas curva y sólo salen rectas o necesitas una ficha con más caminos y no sale porque cortas el paso a un explorador o sin darte cuenta has dejado un templo sin entrada. O necesitas vertical y sale horizontal...


Entonces si la ficha no te viene bien, renuncias y cuando renuncias es cuando avanza tu explorador. Si renuncias la ficha 8 (que tiene 4 caminos -ver foto-) pues el explorador avanza cuatro pasos, si renuncias la 14  (1 camino) pues avanza un paso y así hasta que llegues a tu templo.
Por el camino vas encontrando pepitas de oro (que valen 2 puntos) o cristales (1 punto). Sólo puedes recogerlo cuando caes en esa ficha, así que si has renunciado a una ficha con 3 caminos pero sólo con 2 pasos recoges puntos pues avanzas menos, ganas la pepita o el cristal pero pierdes un avance.


Tal como un explorador va llegando a su templo recoge los tesoros del color del explorador y templo respectivo, si llegas el primero te llevas 5, segundo 4, tercero 3 y 2. (si juegan sólo 3 jugadores se suprime el tesoro del 4)
Y así con todos los exploradores y templos.
Al final del juego, se hace recuento de puntos con los tesoros, las pepitas y las piedras.


Pero lo más divertido es sin duda ir trazando los caminos. Es un juego de lógica y concentración pero debes ir actuando rápido en cuanto a agilidad mental se refiere, en ese momento que sale la pieza y cada jugador debe ir formando su ruta., porque la vas plasmando pieza por pieza pero en tu mente debe ir la ruta completa que quieres ir siguiendo pero te deben ir favoreciendo las piezas y la agilidad que tú tengas. Entonces una vez que va avanzando, te das cuenta que esta ficha no deberías haberla puesto ahí porque has perdido un camino o porque has dado más rodeo o porque no puedes pasar o lo que sea. Pero una vez que has colocado y continua el juego ya no puedes rectificar la pieza, tendrás que ingeniártela para "salvar" la ruta como mejor puedas. Es super divertido, nos reímos un montón mientras jugamos e ingeniamos.


No hay dos partidas iguales porque tanto los exploradores como los templos los colocamos en diferentes posiciones según la partida, al igual que las piezas de camino que las mezclamos, ponemos boca abajo y el jefe de expedición va tomando de una en una al azar sin mirar.


Las piezas de templos y exploradores son de madera que ya estamos ideando para otros usos ;-)


Queda todo muy bien recogido en sus bolsitas hasta las próximas partidas ;-)

Genial para trabajar la lógica, la estrategia, los números, la concentración, la habilidad, matemáticas en general, pensamiento, errores para no cometerlos en las próximas rutas, etc...
Nos encanta y lo recomendamos totalmente. Lo conocíais?


domingo, 14 de mayo de 2017

355 - Un atajo


Yo no sé cómo no lo había visto antes, con la de vueltas que he dado ;-). Pero sin duda, me llevo lo que he aprendido por el camino y ahora disfruto del sendero más corto que me deja tiempo para lo que realmente me importa.
¿Y tú por dónde caminas?

sábado, 13 de mayo de 2017

354 - Calamares al estilo Jirafa



Un plato sano, lleno de sabor y nada calórico. Ideal para adultos y niños.
A Jirafita le fascinan y seguro que muy pronto también a Jirafín.

Ingredientes:
- Calamares
- Aceite de oliva
- Perejil
- Una cebolla grande
- 2 ó 3 dientes de ajos
- Azafrán
- Harina
- Pimienta negra
- Caldo de pescado
- Sal
- Vino tinto

Modo de hacerlo:
Se limpian los calamares y se cortan en aros. Apartamos.
Pochamos la cebolla y los ajos todo picadito muy pequeño, en una cacerola con aceite de oliva. Cuando esté transparente, añadimos los calamares y doramos. A continuación añadimos un chorreón de vino tino (si no con blanco también quedan bien) pero el tinto le da color y sabor distinto. Ponemos un poco de pimienta negra, perejil y azafrán.
Una vez se ha consumido, echamos el caldo de pescado y cubrimos de agua. Dejamos hervir hasta que los calamares estén tiernos. Probamos y rectificamos de sal.
En un vaso echamos un poco de caldo del que ya tenemos con el guiso y añadimos una cucharada grande de harina, removemos bien para que no queden grumos y añadimos a la cacerola.
La salsa espesará un poco y quedará para mojar pan ;-)

Nota: Nosotros acompañamos este plato de dos maneras:
- O con patatas un poco hervidas y ligeramente salteadas con aceite de oliva, que servimos en el plato en el último momento y que le da un contraste de sabor espectacular. (La foto que ilustra el post)
- O con una menestra de verduras también hervida y salteada con aceite de oliva (de esta versión no tenemos foto, cuando volvamos a hacer este plato y me acuerde de hacer la foto editaré)

¿Soléis preparar calamares para los peques? ¿nos compartís vuestra receta?



jueves, 11 de mayo de 2017

352 - Ceras para primeros trazos


Cuando un niñ@ hace amago de pintar hay que dejarle expresarse. Esa es mi opinión. Da igual la edad que tenga, siempre supervisando si son muy pequeños pero facilitándole material adecuado a su edad o capacidades.


Pintar es habitual en casa Jirafa, entonces Jirafín ve muchas ceras, lápices, rotuladores...y con su lenguaje o gestos (12 meses) las pide. Si le ofrecemos el cesto, coge la/las que le parece y comienza a trazar pero no sale el trazo.


Entonces, yo que tenía preparadas estas ceras se las facilité a Jirafín. Hubiera usado un folio liso pero su hermana muy emocionada le ofreció una hoja del cuaderno que estaba usando en ese momento. No iba a ser yo la que rompiera la ilusión de la chiquilla por ver trazar por primera vez a su hermano.


Le ofrecimos sólo unas cuantas, palpó, tocó, inspeccionó...y finalmente trazó


Como siempre escribo, nadie nos patrocina ni regala ni nada. Sólo damos nuestra opinión de lo que usamos, nos gusta y recomendamos. No quiere decir que sean las mejores ni las únicas. Son las que a nosotros nos sirven.

¿Por qué elegimos éstas?

- Porque son pequeñitas, ideales para sus manos regordetas, de fácil manejo
- Porque se deslizan con facilidad casi sólo con rozar el papel y hacer algún movimiento aparece un trazo suave
- Porque sus colores son muy llamativos y luminosos
- La única pega es que tiene un olor fuerte, pero así es la cera



Nota: Yo hubiera esperado unos meses para ofrecérselas pero mi hijo ha marcado su ritmo y no seré yo quien lo detenga, simplemente le he dejado expresarse a su manera. Siempre con supervisión para que no se la meta en la boca.

Nota 2: las témperas sólidas ya las recomendamos en su momento y nos siguen gustando bastante, aunque aún esperaremos un poco para que las use el peque, de momento este material pequeñito le va genial.

¿Habéis usado algún material parecido con vuestros bebés tan pequeños? ¿alguno que quisierais recomendarnos?

martes, 9 de mayo de 2017

351 - Caras divertidas


Quería hacer una propuesta con caras divertidas. Con cartulina o goma eva se puede hacer fácilmente pero antes de prepararlo busqué a ver si, de casualidad, me encontraba con pegatinas que pudieran servirme para lo que estaba ideando. Y entonces me topé con estas que me parecieron perfectas para lo que quería.


Al principio pensé que sólo eran las pegatinas y me las llevé feliz de la vida porque me iba genial para la propuesta que tenía rondando la cabeza hace tiempo.


Pero cual fue mi sorpresa que al llegar a casa y disponerme a buscar caras varias para imprimir, al abrir las pegatinas, me encontré con que venían 3 cartones reversibles con las caras ya listas para hacerlas divertidas.


Bueno, bueno...no cabía en mí de gozo, jaja


Iba a salirme, sin duda, mucho más barato que imprimir o recortar goma eva y ni qué decir de ahorro de tiempo que tanto necesito últimamente, porque todo este pack tan completísimo me costó 1€ en un bazar.


Si llego a saber lo completo que era hubiera echado algún paquete más.


Un rato divertido creando caras raras


Y una vez completas las caras, aún nos han sobrado: ojos, bocas, narices, cicatrices, lunares, cejas...


Alguna utilidad le buscaremos seguro ;-)

Ver aquí otra actividad con caras divertidas, esta vez de animales y con imanes

lunes, 8 de mayo de 2017

350 - Atasco magnético


Un juego que hemos descubierto hace poco y que nos ha encantado


Es una lata pequeñita que incluye 19 imanes de coches. Presenta 20 retos distintos con tres niveles de dificultad. Necesitamos sacar el coche rojo del atasco.
Los coches se mueven por sus carriles y sólo pueden avanzar o retroceder. Los horizontales se mueven a derecha o izquierda y los verticales arriba y abajo.


Si estás totalmente atascado tienes dos opciones: o empezar de nuevo o mirar las soluciones.
La verdad que es preferible la primera opción porque es mucho más didáctico y divertido ;-)


Por el reverso de las soluciones está la hoja de los retos. Se colocan los coches en las posiciones indicadas y comienza el juego...


Al ser magnético, los coches que no están usando en el reto quedan pegados en un lado sin que se nos caigan o se nos pierdan.
Y cuando queramos dejar de jugar, introducimos la hoja de retos-soluciones y cerramos.
Ideal para llevar en el bolso, para los viajes, sitios donde haya que esperar como consultas, aeropuertos, etc...


Aunque la edad que recomienda es de 8 a 99, la verdad que Jirafita que tiene 7 recién cumplidos está enganchada. Es cierto que algunos retos de nivel superior si se encuentra demasiado atascada nos pide ayuda, pero como todo, yo creo que las edades son orientativas. Creo que cualquier niño-a a partir de 5 o 6 años puede jugar perfectamente. Como en todo, repito, depende de los intereses del niño.

Nota: papá y mamá Jirafa también están picados haciendo retos, je y hasta el abuelo lo hemos pillado alguna vez con el juego.
Va genial para desafiar a la mente.

"Atasco" es un desafio para la mente que fomenta el pensamiento procesal y la lógica deductiva. Además, el juego desarrolla la concentración, la paciencia y la habilidad para terminar tareas.
(Reverso de la lata)

Lo recomendamos para tener en casa y para usar en escuelas o talleres con niños y con adultos.

Está genial de precio, en torno a los 7 €. Ideal para un detalle, regalo inesperado, Ratón Pérez, hermano de recién nacido, etc...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...