miércoles, 14 de junio de 2017

359 - Me subo a otro tren

Os estaréis preguntando donde estaba ese giro del blog. Pues muy normal preguntárselo porque yo también lo he hecho.

Sin comerlo, ni beberlo ni buscarlo ha llegado a mi vida un trabajo al que no sería justo decir que no. Por todos. He trabajado mucho cuando estudiaba, cuando terminé la carrera, cuando no tenía hijos. Soy Historiadora del Arte, una carrera preciosa pero con muchas limitaciones en este país. Yo por suerte casi siempre he trabajado con cosas relacionadas con mi profesión: Arqueóloga, Restauradora del Patrimonio, Guía Turística, Galerías de Arte...., estos trabajos han requerido esfuerzo, viajes, cansancio, peligrosidad y ritmo de vida de locura (unos más que otros). Por eso, cuando decidí ser madre lo antepuse a mi profesión. Fui madre a tiempo completo desde que Jirafita llegó a mi vida aún en mi vientre y el último curso de escuela infantil (con 2 años y medio) decidimos escolarizarla 3 horas mientras yo estaba con algunos proyectos y estudios pero siempre desde casa. Aprovechaba esas horas y sus siestas para estar a tope y luego dedicarme plenamente a mi hija.
Jamás me arrepentí de la decisión que había tomado, tenía claro que la infancia de nuestros hijos es sólo una vez y yo no quería perdérmela. Los días son largos (unos más que otros, ejem) pero los años muy cortos, crecen demasiado deprisa y lo que no hayamos vivido no volverá atrás.
Tuvimos que apretarnos muy mucho el cinturón con un sólo sueldo pero sabíamos que nos compensaría. Aunque también hemos vivido momentos un poco difíciles. Cambiamos la decisión que siempre habíamos pensado de tener tres hijos y decidimos que serían sólo dos, así como de que se llevaran poco tiempo entre ellos se llevarían algunos años más. Seguí estudiando mientras colaboraba en talleres, academias, cursos y clases particulares que al menos aportaban algo a la economía familiar y me hacían sentir "mejor" en cuanto a no dejar del todo "lo profesional" y a la vez estar en casa. Ojo, que la decisión de estar al 100 por 100 con mi hija era la mejor y cada día me alegro más de esa decisión. La volvería a repetir una y mil veces. Cuando me preguntaban ¿estás trabajando? (a veces con mucho retintín, hay que ver como somos entre las mujeres!! en vez de echarnos un cable y comprendernos nos tiramos a la yugular a la primera de cambio) siempre respondía lo mismo "tengo el mejor trabajo del mundo, estar con mi hija". Y haciendo oídos sordos a los comentarios de "amigas" en una tarde de copas "vámonos, que mañana hay que madrugar, que algunas trabajamos" (sin comentarios).
En mitad de esos años, y disfrutando a tope de mi hija, pasé una oposición, aprobé y me quedé en bolsa. Una bolsa que iba para largo. Así que era algo que estaba ahí, que llegaría cuando mis hijos estuvieran más mayores. Ahora sí era el momento del segundo hijo, y llegó Jirafín y de nuevo a vivir todo intensamente como había hecho con Jirafita. Los planes eran que seguía en casa conmigo hasta que con 2 años y medio fuera al último curso de escuela infantil al igual que Jirafita. Entonces yo empezaría a retomar de aquí y de allá, aunque sabía que el pistoletazo de salida para coger las riendas de mi profesión era esa bolsa a la que le faltaban años para poder acceder.
Esa bolsa se ha vuelto loca, y ha llegado el trabajo de mi vida ahora. No dentro de unos años, sino ahora. ¿De qué te quejas? pensareis. No me quejo de nada. Ni me quejaré. Sólo que ha llegado a mi vida en otro momento para el que estaba pensado. ¿Puedo renunciar? por supuesto, pero me cargaría para siempre mi vida profesional y no sería justo ni para mí (sí, en primer lugar porque sería la principal afectada) ni para mi familia . Antes o después iba a retomar mi vida profesional después de haberme dedicado a criar a mis peques. Pero no estaba en los planes que fuera ya, ha sido una sorpresa buena, por supuesto, pero que ha trastocado toda mi familia. Yo necesito hacer las cosas de forma progresiva no así de un día para otro, pero es lo que hay.
No puedo renunciar a este trabajo, no sería justo y probablemente me arrepentiría el resto de mi vida porque tal y como están las cosas yo no puedo quejarme. Desde el 2010 he disfrutado a mi Jirafita todo el tiempo y la he acompañado, y así seguiré, eso no va a cambiar. Desde el 2016 he estado 24h/365 con mi Jirafín. Ya domina el BLW, ya camina, ya comienza a decir sus primeras palabras. Quería seguir un año más al completo con él pero no va a poder ser al 100 por 100. Eso es lo que me tiene frita y me machaca en la cabeza y en el alma. Me consuela saber que es más de lo que tienen muchas otras mamás, aunque eso no quita mi pena. Es lo que más me duele de todo, el tener que meterlo en la escuela infantil un año antes. Lo sé, no es un drama, no pasa nada pero no estaba preparada para esto así de golpe. Yo necesito mi tiempo para asimilar las cosas y hacer mis planes. Lo va a pasar mal él y también yo, quizás más yo o espero que así sea y que él esté bien. Está muy apegado a mí, está enmadrado y eso me encanta! quiero seguir achuchándolo todo el tiempo, haciéndole cosquillas y comérmelo "a bocaitos" mientras se ríe a carcajadas.
Van a cambiar cosas en nuestra familia pero el conjunto es para un bien, para un bien que no podemos permitir rechazar a estas alturas con Jirafita ya medio criada con 7 años y Jirafín ya sacado de culero también con 15 meses, que cada día se convierte un poco más en pequeño hombrecito.
Al menos esta oportunidad ha llegado este año y no el pasado cuando mi Jirafín era bebé de pocos meses, eso sí hubiera sido peor. (El que no se consuela es porque no quiere!)
 Los peques crecen, la mami tiene que continuar también haciendo lo suyo porque desgraciadamente las facturas no se pagan solas y cuando sea vieja (aunque yo siempre conservaré mi espíritu joven, jeje)  y no tengas cotizado no habrá quejas que valgan.
Es hora de comenzar una nueva vida adaptándolo a lo que ya tenemos que es mucho: una familia maravillosa que la sentimos completa. Solos, sin familiares cercanos para echar una mano, pero eso también nos hace más fuertes!
Sí, ha llegado el trabajo de mi vida, al lado de casa, sin necesidad de hacer kilómetros, sin peligrosidad, sin manchas en la ropa ni sudor por acabar de salir de un foso que te "impide" tomarte algo con los compañeros de forma decente cuando terminas la jornada, un sueldo aceptablete, sin pasar frío ni calor al aire libre, sin productos tóxicos, permitiéndome dejar a los peques en el cole en horario normal y andando, recogiéndolos a la hora de la comida, me permitirá almorzar con ellos y dejarlos por la tarde con papá Jirafa en caso de que tenga también turno de tarde. Podrán ir a verme mis 3 amores por la tarde cuando quieran, no vamos a abusar pero podrán hacerlo alguna que otra vez, podrán esperarme e irnos juntos a tomar algo a la salida. Habrá días de jornada partida y cuando los recoja del cole estaremos juntos hasta el día siguiente y habrá días en que estarán con papá por las tardes según mis turnos. Los fines de semana estaremos a tope los 4 para vivir muchas muchas aventuras!!!
No puedo decir no, sólo puedo decir gracias. Las cosas suceden por algo, ni antes ni después sino en el momento justo. El momento es ahora y hay que aprovecharlo.
Estoy en periodo de formación que espero que se alargue unos meses (por Dios, por Dios) y siga compaginando con papá y no tenga que escolarizar a Jirafín hasta el momento en el que me incorpore al trabajo. Voy a aguantar hasta el último momento para llevarlo, veremos cómo me sale la jugada. Desde luego que el nudo del estómago no me lo quita nadie. Veremos qué pasa.
El blog seguirá como siempre, antes de anunciar el giro. Escribiré de lo que quiera, cuando quiera/pueda sin importar día, temática ni frecuencia.
Comienza nuestra nueva vida!!!!
Me acabo de subir a un nuevo tren y aunque sé que el destino será genial para todos, eso no impide que sienta vértigo, mucho ;-) (Dios, la Virgen y Todos los Santos me acompañen!)



18 comentarios:

  1. ¡¡¡No te agobies!! Los peques se acostumbran al presente. Anda que no he dado yo vueltas en paro, trabajando, en paro, trabajando y mis hijos adaptándose a su mami. Protestando, eso sí. Que si no quiero ir a campamento, que si quiero estar con mami como anteeees, pero adaptándose. No te sientas mal. Es maravilloso haber estado con ellos toooodos estos años. Jirafín va a vivir a su mami de otra manera, pero también muy intensamente. Lo importante, como siempre, es que se sientan queridos y me consta que es así de sobra jajaja Felicidades por el trabajo!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayyy qué penita me da mi Jirafín!! snif, snif pero bueno es lo que toca y todos terminaremos adaptándonos, espero que más pronto que tarde, je.
      Gracias ;-)

      Eliminar
  2. Hay oportunidades que no se pueden dejar pasar, enhorabuena por tu nuevo trabajo y seguro que enseguida todos estáis adaptados. Mil besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, el momento es ahora y hay que aprovecharlo! espero que no nos cueste mucho adaptarnos. Gracias ;-)

      Eliminar
  3. Enhorabuena! Verás que todo va a salir bien!

    ResponderEliminar
  4. ¡¡Muchas felicidades, seguro que todo saldrá genial, con Dios, La Virgen y todos los Santos!!😍

    ResponderEliminar
  5. Muchas veces las cosas son luego mejores de como nos las imaginamos. Los cambios cuestan pero con ellos crecemos y aprendemos. Enhorabuena!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, son necesarios para continuar aunque al principio cuesten. Gracias ;-)

      Eliminar
  6. Te/les irá muy bien. Una madre-mujer realizada es una madre-mujer igualmente feliz, igualmente importante, pero por sobretodo capaz de entregar legados de satisfacción y tesón que lxs pekes comprenderán y aprenderán muy bien. Mucho éxito, y mucha felicidad, que las penitas y dudas se irán aquietando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Yeka, siempre tan cariñosa ;-)

      Eliminar
  7. Enhorabuena!!!!! Por como describes el trabajo suena genial, así que yo creo que tienes que quedarte con haber tenido esa suerte! Has disfrutado un montón de tus peques, y lo vas a seguir haciendo también gracias a ese trabajo. Yo con la patita me reincorporé cuando ella tenia solo 5 meses, pero estaba haciendo el doctorado y no podía alargarlo más! Ahora con el patito estoy de excendencia, pero solo hasta septiembre, que entrará en la guardería con un añito!
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ainss qué difícil, verdad? pero bueno, es lo que hay y tampoco podemos quejarnos...más bien al contrario. Es por un bien para todos. Gracias ;-)

      Eliminar
  8. En primer lugar enhorabuena!! mira a mí me ha pasado lo mismo que a ti, pero en mi caso fue a una semana de que Caracolito cumpliese 4 meses lo cual fue bastante peor, pero también era el trabajo de mi vida, oposición y 7 años después me llaman....esas cosas hay que aceptarlas que nunca se sabe. Tuve que quitarme tomas porque aun lactaba y apañarme como pude, al menos mi horario y vacaciones son las mismas que los coles, porque trabajo en un cole. Creo que es una oportunidad y debes aprovecharlo ahora que jirafin ya es un poquito mas mayor. Suerte y ya verás como enseguida te adaptas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Síii, es lo que he escrito que peor hubiera sido el año pasado con Jirafín con pocos meses. Pero no podemos decir que no cuando llega una oportunidad así, verdad?
      Muchas gracias y felicidades a ti también por ese trabajo y además con las mismas vacaciones que los peques, eso ya sería lo más de lo más para mí, jajaja

      Eliminar
  9. Te entiendo perfectamente Jirafa. En primer lugar enhorabuena por haber conseguido un trabajo que te gusta y que te asegurará un futuro, pero entiendo como te sientes respecto a dejar al peque tan pronto.
    Cuando nacieron los mellis pedí reducción de jornada y empalmé con la pequeña con la misma jornada, pero en ambos caso me dio muchísima pena cuando tuve que incorporarme al trabajo cuando ellos solo tenían 5 meses. Cuando la pequeña tenía un año y medio cerró la tienda y me puse muy contenta, era un buen trabajo pero deseaba con todas mis fuerzas estar con mis hijos. Ahora vivo así como dices tú, apretándonos mucho el cinturón pero mi decisión ha sido quedarme en casa y prefiero apañarme con poco. Algunas veces me entran esas dudas qué dices tú, los niños crecen y en algún momento se me caerá la casa encima. Una amiga siempre me dice que no sabe como puedo estar tan tranquila sin cotizar y que después no tendré pensión, la verdad es que yo soy un poco inconsciente y vivo el presente sin agobiarme por lo que vendrá pero a veces sí lo pienso je,je.
    De todos modos por lo que cuentas podrás conciliar muy bien así que te aconsejo que te relajes y pienses en todas las cosas que podrás dar a tus hijos gracias a tu trabajo, no sólo ahora que no necesitan tantas cosas sino en un futuro. Yo a los míos les podré dar bien poco a los pobres.
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, sigo con el nudo en el estómago y el pellizco en el corazón, aún vivo en medio del "caos mental" además del real, pero conforme pasan los días sé que es la decisión correcta y la mejor para todos. Poco a poco todo se pondrá en orden e iremos resolviendo el día a día según se vaya presentando.
      Gracias Maite ;-)

      Eliminar

Gracias por dejarnos tu comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...