martes, 29 de marzo de 2016

320 - Esperándote

Querido Jirafín:
Estamos en la cuenta atrás, tu llegada es inminente. Todo está listo, estamos esperándote con una mezcla de dulzura, felicidad, ilusión....
Aún faltan días para salir de cuentas pero necesitaba tener "lo más ordenado posible" todo el "cambio" que supondrá en nuestra familia el no tener ayuda extra, en momentos donde sí o sí tendré que irme y dejar a la hermana, a Jirafita. Esa era mi mayor "cuestarriba" y por mucho que tratara de no pensar, de relajarme...era algo que necesitaba resolver de la mejor forma posible para quedarme más tranquila.


Vivimos desde hace ocho años en una ciudad donde habita mucha gente pero nosotros solos....en todo este tiempo hemos conseguido formar un grupo de amigos y conocidos en el que nos sentimos a gusto y bien, hacemos muchas cosas juntos pero no es lo mismo a la hora de irte a dar a luz (a la deriva, sin saber si vas a estar más o menos días en el hospital, sin saber cómo va ir todo, sin saber cómo se sentirá Jirafita, sin saber en qué momento -madrugada, media tarde, amanecer...-tienes que salir corriendo para el hospital y a la vez "romper" el ritmo de otras familias que trabajan, que tienen su orden, si ese día tienen citas médicas, horas extras de curro o algo especial...donde a su vez también tiran de abuelos, familiares, amigos o vecinos para que recojan del cole a sus churumbeles o se los cuiden mientras no están...) todo esto me agobiaba sobremanera...el tener que salir y que Jirafita se tuviera que quedar sí o sí con alguien "de esas maneras precipitadas" y yo irme sin saber cómo iba a estar en nuestra ausencia o si iba a pasar de una mano a otra sin saber exactamente dónde o cómo estaba.
Han sido días de mucho pensar, de darle vueltas a todas las opciones que teníamos. Jirafita a sus recién cumplidos seis años es una niña muy madura, hablo mucho con ella y está preparada para el momento pero por mucho que te prepares yo creo que no estoy lista ni yo...sólo que soy adulta y sé que sí o sí tengo que irme y separarme de ella....entonces trato de ponerme en su piel y sé que ella lo sabe que ese momento tiene que llegar y está feliz con tenerte a ti, a su hermano y que para que eso sea así yo tengo que irme unos días...pero sabe la teoría, la realidad solo la sabremos cuando ocurra la separación. Puede sonar a drama, tal vez así sea para personas que tienen a familiares cercanos y que están acostumbrados a que vayan y vengan a su casa a cuidar de sus pequeños. Nosotros a los familiares de verdad los tenemos muy lejos y no estamos acostumbrados a esas facilidades, siempre vamos organizándonos lo mejor que podemos pero sin ayudas extras.


En mis charlas con Jirafita le pedí que me contara con quién le gustaría quedarse mientras nos íbamos al hospital para que naciera el hermanito. Nos dijo tres personas. Su tita del alma, que estoy segura que también será la tuya, que vive y trabaja en una ciudad que nos queda bastante lejos y sé que con una sola llamada pondrá su vida patasarriba para acudir rauda y veloz pero por mucho que vuele no sabemos qué día será y ella tiene su vida y por más que queramos no podemos cambiársela de esas maneras para organizarnos nosotros. Esa opción me dejaba también inquieta porque no me resolvía exactamente el previo y el dejarla instalada e irme más o menos tranquila dentro de lo que cabe.
Las otras personas con las que estaría bien según me dijo Jirafita son los abuelos que viven en el pueblo que también nos quedan lejos. Así que esa opción la veía más factible pero también complicada porque ellos tienen su vida allí y tienen un tanto difícil el venir corriendo si el momento es yaaaa. Entre vueltas y vueltas y tomas de decisiones, nuestros abuelos del pueblo se han instalado en la Casa Jirafa. Nosotros que somos muy hogareños y familiares, acostumbrados a nuestro ritmo...está siendo un poco extraño para todos pero ahora sí, por fin siento que ha sido la mejor de las opciones. Por supuesto no es fácil ni para ellos ni para nosotros y menos en momentos de espera, de incertidumbre...y donde necesitas estar tranquila, sin alterarte, haciendo a tu ritmo, relajándote, ordenando tu mente, tu vida...preparándote para el cambio inminente de familia....pero es la mejor opción para todos. Jirafita estará en su entorno, aunque papá o yo no podamos recogerla o llevarla al cole...estarán los abuelos, aunque no estemos juntos a la hora de comer....estarán los abuelos y sé que la abuela le hará lo que ella prefiera de comer...me consta y tampoco vamos a ir a rajatabla....ya habrá tiempo de volver a la normalidad....sé que su vida no será igual en ese tiempo....pero tendrá su cuarto, sus juguetes, su cole, sus amigos, el ambiente confortable de su casa, su entorno...todo aquello que conoce, que le es familiar que no le saca del todo de su día a día. No tendrá a sus papás en esos días pero sí tendrá a los abuelos que sé que la cuidarán, la mimarán y le darán todos los caprichos.
Ahora sí, por fin, me he quitado un peso de encima. Entre todos tenemos que hacer un esfuerzo por estar lo mejor posible estos días, estas semanas....para facilitar la convivencia de todos, todos fuera de su ritmo y rutinas pero tratando que Jirafita esté lo mejor posible....que la pobre pone de su parte y es madura pero no deja de ser una niña de 6 años que a veces nota tanto cambio por falta de intimidad en el hogar, en su día a día, en nuestras charlas...."mamá, péiname tú que lo haces mejor", "llévame tú al cole y que me recoja la abuela", "cógeme tú esto o aquello...."....paciencia para todos y mejor adaptación posible porque es lo que hay. Es la mejor opción entre todas las opciones...pero no quiere decir que sea fácil.


Desde aquí mil gracias a los abuelos por haber dejado su vida este tiempo para venir a ayudarnos y echarnos mil manos en momentos como estos y sobretodo por haberme quitado un peso de encima . Ahora sí siento que cuando tenga que irme, me iré más tranquila sabiendo que Jirafita estará donde tiene que estar y que en el momento de la llamada se unirá vuestra tita del alma para hacerla también sentir bien...aunque hay días que estoy para tirarme de los pelos, entre tantas opiniones, entre la falta de intimidad, entre algún que otro vaivén a urgencias por las contracciones de falso parto, entre la pobre Jirafita sacada de su rutina normal...pero creo que tampoco tengo derecho a quejarme pero es que es todo raro raro raro...y así van pasando los días.
El último mes del embarazo de Jirafita no fue fácil, fue un continuo ir y venir al hospital, un estar ingresada cada dos por tres, vete para casa y vete otra vez para el hospital...pero yo cogía el bolso, cerraba la puerta de casa y ya puestos lo mismo me daba estar aquí que allí. Ahora no me da igual. Ahora necesitaba que Jirafita estuviera organizada y bien. Y ya puestos a elegir espero estar los menos días posibles en el hospital.
Estamos en la recta final y a pesar de los pesares, estoy tranquila cuando voy y vengo y a veces  sólo a veces, cuando estoy en casa con tanta gente, jajaja


Tengo miedo al momento, claro que sí y por qué no decirlo...hasta más que antes, porque antes no sabía a dónde iba, ahora sí lo sé....y el parto de Jirafita tuvo su miga....pero me queda la esperanza de que cada parto es diferente....(el que no se consuela es porque no quiere)....pero también tengo varios sueños que superan cualquier temor y que hacen que me emocione sólo de pensarlo:

- El momento en el que vea tu carita, mi Jirafín, por primera vez, cuando pueda tenerte entre mis brazos, besarte, acariciarte, decirte lo mucho que te quiero y lo esperado y querido que eres en esta familia.
- El momento en el que tu hermana y tú os conozcáis. Ese es el que más.
- El momento en el que por fin los cuatro seamos una familia y poco a poco vayamos cogiendo rutina y ritmo de familia nosotros juntos. A solas.

Tu hermana Jirafita está disfrutando un montón con todos los preparativos de tu llegada. Para ella vas a ser su muñequito porque ya es más mayor y lo está viviendo desde otra perspectiva, hay cosas que no se le olvidarán. Entre las opciones que le doy, ella ha ido teniendo la última palabra sobre mucha de tu ropita. Está super orgullosa y siento que ella siente que forma parte totalmente de todo el proceso.
Nunca fui de rosa pasteloso con tu hermana, aunque algo hubo. Ahora también hay algo celeste. Ya en mis sueños te visualizo, mi pequeño bebé. Te toparás con una mamá moderna en muchas cosas pero algo clásica en otras. No soy para nada de faldones, no me gustaron con tu hermana así que más que claro que contigo tampoco pero sí tengo ese algo de clásico sencillo en un bebé que sea bebé bebé mientras pueda...que ya luego te me desmelenarás, te pondrás pantalones caídos o lo que te guste...de momento serás un bebote...


Aún no veo el momento y me cuesta creer que vayas a pasar esta primavera con nosotros y el verano y tantos y tantos momentos que nos esperan a todos juntos....tengo tantas ganas de tenerte aquí...

Me encanta la posibilidad de los peleles y ranitas, tan combinables si hace frío con chalequito y leotardos o luciendo patorras si hace calor...

Y tu hermanita feliz como una perdiz con la ropita suya que también podrás lucir, ya que tengo mucha ropita neutra...

También sueño con fotos parecidas con 6 años de diferencia...y con todo lo que tienes que enseñarnos y todo lo que tenemos que hacer juntos...

Sí, hoy estoy ñoña y este blog es para compartir actividades y propuestas...donde pronto también estarán las tuyas Jirafín, pero alguna que otra intimidad familiar también hay escrita y este post me apetecía dejarlo por aquí. Son momentos extraños, llenos de felicidad, de espera, de un poco caos a veces, de ilusiones....no quiero que se pierdan estos momentos...


.Mientras llegas, Jirafita y yo necesitamos tiempo a solas, y todo lo a solas que se pueda, dentro de la nueva situación familiar temporal...para estar juntas antes de separarnos. La ilusión que tiene por verte y el cariño y ternura que expresa hacia ti aún sin tenerte aquí...supera cualquier momento menos bonito. Dentro de poco, todo será diferente. Todo habrá merecido la pena.
Jirafín, aquí estamos....Esperándote!
Te queremos mucho!

12 comentarios:

  1. Ains que poquito queda, no me extraña que esteis esperando a Jirafin con tantas ganas, seguro que estais encantados cuando esteis todos juntos. Y aunque ahora hayais perdido un poco de intimidad, como tu dices, es la forma de irte tranquila al hospital y lo necesitas. Que todo salga genial!!! muchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, a ver que tal sale todo ;-)

      Eliminar
  2. No pasa nada, todos tenemos momentos ñoños y este no es para menos. Deseo que todo te salga requetebien y Jirafita esté bien y Jirafín por supuesto también.
    A mí tía le pasó algo parecido. Ella tiene la familia de él cerca pero prefirió que fuésemos yo y otra tía a cuidar del mayor. Yo estaba en paro y sin estudiar aquel año y mi tía se cogió vacaciones que las necesitaba y merecía. Pero claro no todo el mundo puede hacerlo ni todo el mundo tiene un parto programado.
    Que salga todo genial.
    Muchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que de verdad que es un agobio para las personas que no tenemos a nadie tan íntimo muy cerca y se presenta un problemón en momentos como estos donde te tienes que ir y vas a la deriva...
      En fin, a ver qué pasa.
      Muchas gracias ;-)

      Eliminar
  3. ¡Ay Jirafa cómo te comprendo en todo!
    Cuando nacieron los mellizos la mayor se quedó con mis padres sin ningún problema, ella estaba acostumbrada a idas y venidas. Sin embargo, cuando nació la pequeña lo de los mellizos fue un dramón. Ellos jamás se habían separado de mí así que te puedes imaginar... La niña lloraba tanto que mi madre no tuvo más remedio que decírmelo según parí a la pequeña. Yo sabía que si mi madre me estaba contando aquello, aún era mucho peor que como lo pintaba así que ni corta ni perezosa pedí el alta voluntaria. Para mi no me suponía nada extraño irme según parí porque a punto estuve de hacer parto en casa, el problema fue que a la bebé le vieron un pequeño defecto de espina bífida y no nos podíamos ir de allí hasta que no le hicieran las pruebas pertinentes ¡Menudo panorama! Finalmente lo de la pequeña no fue nada pero me tuve que quedar allí dos días. Por supuesto no te cuento esto para agobiarte más, seguro que Jirafita es mucho más madura y ya con 6 años comprenden muchas cosas, la mía solo tenía 3.
    A modo de anécdota te contaré que unos meses después conocí a una mujer que me contó que cuando ella parió ingresaron a otra nena que tenían con ellos durante su estancia en el hospital. Me dijo que no tenían con quién dejarla y que además era una niña muy sensible así que solicitaron no sé que papeles y la niña pudo permanecer allí todo el tiempo y hasta le daban la comida del hospital ¡Yo no daba crédito cuando me contó aquello!
    También entiendo perfectamente que esperes el momento en que quedéis los cuatro solos en casa. Yo cuando vengo del hospi con nuevo bebé no soporto tener a nadie aquí. Como la familia de mi marido es de fuera se vienen a casa cuando tenemos un hijito pero yo no me relajo hasta que la casa se queda con los miembros habituales je,je,je.
    Desde aquí te deseo que disfrutes al máximo los últimos días de pre-mamá, tu parto y tu puerperio. Puedes practicar mentalmente algunas afirmaciones positivas para conectar con Jirafín y que tenga un nacimiento fácil y agradable para ambos. Es muy importante que le hables y le expliques que todo irá bien, lo mucho que le amas... Visualiza tu canal de parto como un recorrido fácil que tu bebé hará sin dificultad, confía en tu poder como mujer y todo irá bien.
    Me gustan las actividades que propones en tu blog, pero estas entradas más íntimas hacen que pueda conectar mejor contigo, conocerte, comprenderte y compartir por ello me gustan mucho. Espero que muy pronto vengas a contarnos como fue la llegada de tu bebé, el encuentro con su hermana y todo lo que te apetezca.
    Mis mejores deseos para vosotros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como ya he escrito en el post, son momentos muy contradictorios porque hay una mezcla de emociones muy revueltas, entre unas cosas y otras pero tratando de llevarlo lo mejor que puedo. A veces no es nada fácil.
      Espero que todo esto pronto pase a ser un aprendizaje más para nuestras vidas y que por fin estemos los 4 juntos.
      Muchas gracias y por contarme tu experiencia y la de esa conocida ;-)

      Eliminar
  4. Madre mía, que poquito te queda y que de sentimientos encontrados. A mi me pasa lo mismo, pero aún me quedan como unos 4 meses jajaja. Entiendo perfectamente tus inquietudes, pues a mí, a pesar de tener a mis padres cerca y a mis suegros, el echo de dejarla unos días solita con ellos, me inquieta un montón, y no saber si estará bien o no, que meimagino que sí, pero no lo sé me da mucho miedo. pero seguro que al final todo sale bien y pronto estáis todos en casita disfrutando de la nueva experiencia. Mucho ánimo y suerte!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo ya estoy a las puertas...ainss que momentos más extraños...
      Ya sueño con todo lo bueno que nos queda por vivir juntos y espero que estos instantes pasen lo mejor posible.
      Muchas gracias

      Eliminar
  5. Mi querida jirafa mamá, no te preocupes tanto, yo descubrí después de mi segundo hijo que nos preocupamos demasiado por algo que después resulta tan fácil… Yo me quede varias noches sola en el hospital porque no teníamos a nadie que se quedara con los niños grades en casa, y estuvo bien. Quizás estás sintiendo el llamado síndrome del nido (donde la madre quiere todo listo y perfecto para la llegada del nuevo integrante). ¿Pueden tener a la Jirafita con ustedes al momento de la llegada de Jirafin el hospital? Si la respuesta es sí, llévenla con ustedes y por las noches se va a casa con papa, tú en el hospital tienes a las enfermeras para ayudarte… estoy segura que todo estará muy muy bien ¡ya verás!. Me gustaría poder ir ayudarte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No Adreína, aquí no podemos llevar a Jirafita al hospital mientras esté de parto, sólo se permite visitar a su hermanito después en la habitación. Por un momento hasta pensé que se quedara abajo con papi y yo entraba sola a paritorio pero esa opción tampoco era la más acertada. Aunque sean difíciles estos días, la mejor opción ha sido el traslado de los abuelos a casa.
      Y el síndrome del nido lo tengo desde el principio del embarazo, jaja. Ya hace semanas que está todo listo.
      Hemos tenido una falsa alarma esta pasada semana, pero aún seguimos esperando al chiquitín, llegará cuando sea su momento.
      Gracias por tus palabras ;-)

      Eliminar
  6. Ayyy que entrada más personal y como te comenta Mayte arriba nos sirve para conocerte mejor, quizás ya tengais a Jirafín en brazos y espero que todo haya salido rodando; por mi experiencia te digo que un parto primero puede distar muuucho del segundo en mi caso fue así de cesárea a un parto donde antes de las 48 horas había pedido el alta voluntaria para irnos a casa con Ernesto, que tampoco esta acostumbrado a estar con nadie, solo con sus papis, se quedó con los abuelos que de casualidad jajaja estaban cerca (ya que Darío se adelantó 15 días) y Ernesto lo llevó genial. Os deseo que forméis la familia de cuatro poquito a poco que os reestructuréis con calma y disfrutéis del nuevo miembro. Besazos grandes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Montse, aún estamos esperando a nuestro chiquitín. Tuvimos una falsa alarma la pasada semana y parecía que ya era el momento pero todo ha vuelto a la normalidad y aún estamos en espera. Cada vez estamos más cerca y el cuerpo se prepara lentamente y a veces rápido que parece que ya es...
      Cuando llegue el momento ese será. Ya os lo contaremos
      Gracias ;-)

      Eliminar

Gracias por dejarnos tu comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...