martes, 8 de noviembre de 2011

7 - Asumiendo culpas

Mi peque que antes de andar ya charloteaba mucho, comenzó a evadir culpas cuando hacía algo que sabía que no estaba bien y que llevaría rectificaciones.
Las situaciones tenían gracia, para qué nos vamos a engañar, verla así tan graciosilla, con esa media lengua y con la cara de tranquilidad que echaba la culpa a papá o mamá con tanta seguridad que, daba por hecho que colaba, más de una vez me he tenido que aguantar la risa sin que sospechara nada.
Siempre que se producía una situación íbamos en su busca: "¿qué ha pasado"? (para que, poco a poco, empiece a ser consciente de lo que sucede y vaya comprendiendo qué se debe hacer, qué no y cómo lo solucionaremos)
- "Toto, toto" (roto, roto - su respuesta-)
- "¿Quién ha sido?" (si estaba con mamá respondía papá y sino viceversa)
- "No cariño, papá no ha sido porque no está en casa en este momento y si estuviera papá nos diría que es él". ¿Quién ha sido, entonces?"
- "Mamá"
- Cariño, mamá tampoco lo ha hecho. Ha sido la nena y es importante decirlo para pedir perdón y buscarle soluciones. (Me mira muy atenta)
- "Pendón" ("perdón" y lo acompañaba de un abrazo)
- Venga vale te perdono pero eso no se puede hacer (bla, bla...)

Sé que la mitad de mi repertorio no serviría porque sólo tiene 20 meses y no puede retener cada frase, pero sí las mismas repeticiones le dan seguridad para aprender a controlar ciertas situaciones, la hacen ser consciente del momento, de lo que sucede, de que es mejor decir la verdad y asumir quién ha sido, pensar bien las consecuencias para no repetirlo la próxima vez, pedir perdón y tratar de encontrar la solución. Obviamente este proceso no se va a recorrer de la noche a la mañana pero si se lo inculcamos desde tan pequeños, se van haciendo responsable de sus actos.

La verdad, que no podemos quejarnos de nuestra pequeña. Come bien, duerme genial, es sociable, cariñosa,  muy despierta y vivaracha pero por todo eso y porque tenemos la responsabilidad de hacer de ella una persona con un gran interior, debemos ponerle límites y enseñarle los valores desde tan pequeña. Sin exigirle más que lo que cada momento de su edad requiera, sin forzarla, con mucho refuerzo positivo además de besos, abrazos y te quieros. Es precioso verla crecer con esa autonomia y seguridad.

Comenzó pidiendo perdón cuando era necesario y desde hace unos días cuando le preguntamos "¿quién ha sido?" dice su nombre espaciado....Ji-ra-fi-ta. Para comérsela!

3 comentarios:

  1. ay madre mia, que monada, auto-inculpandose y pronunciando bien clarito su nombre!!! ;-) Mi pocho, con 23 meses, tambien me dice "pedona mama", pero se le ve que en el fondo es un gamberrin de cuidado y la verdad es que yo tambien me tengo que esforzar mucho para no reirme y comermelo enterito cuando se porta "mal"!!! que edad tan bonita!!!

    ResponderEliminar
  2. Que linda!!! Asumiendo responsabilidades!!! Me la como diciendo Pa-u-la jajajja!!! Me parece bien que le dijerais eso cuando intentaba escabullirse, creo que es importante que ellos sean conscientes. Un besito

    ResponderEliminar
  3. jejeje mi sobrina hace lo mismo. Lo que más me sorprende es que sepa a quien le tiene que echar la culpa en cada momento. POrque, seamos realistas, saben perfectamente cuando han hecho algo mal.
    Pero nadie les ha enseñado ha decir que ha sido otra persona para que nadie les riña, es decir, que algo innato debe ser, al menos en mi caso.

    Un besuco

    ResponderEliminar

Gracias por dejarnos tu comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...